Wednesday, November 10, 2010

Cerveza

Cómo vienen muchas ideas, no se sabe. Por ejemplo ahora trabajaba en otra cosa en la PC, y me vino el recuerdo de una fiesta a la que asistí. La fiesta la organizaba una amiga de mi esposa. La fiesta era para su hija. Ahí estaba toda la familia de ella, familia de dinero y abolengo, un estilo alzado, de apariencia y pompa, y también ahí estaba el novio actual de ella. Recuerdo cómo el hombre tomaba y tomaba, no dejó de tomar todo el tiempo que estuve en la fiesta (¡pobre!). El hombre no se sentaba en ninguna parte. Iba de mesa en mesa, pero no estaba en ninguna parte. Cuando hablé con el al final, vi su estado de enervación alcohólica, y sentí pena por él. Cómo una persona se hace eso a uno mismo, cómo se usa el alcohol como sedante, como ansiolítico, como mascara tras mascara para aparentar algo en sociedad. Me dio pena ver cómo sus ojos proyectaban que detrás de toda esa fachada de cerveza y hombre de sonrisa bonachona, estaba un niño asustado. Pero solo se veía el hombre, que sacrificaba su cuerpo, su persona, inyectándose todo ese veneno al cuerpo, como el 99% de los mexicanos que asisten a fiestas. Es el tipo de vida que llevan. Alcohólicos sociales.

No comments:

Post a Comment

Blogs

Followers