Thursday, July 29, 2010

Ley


La gente se pregunta porqué no obtiene algo en la vida, y la respuesta es porque lo condenan, lo alejan. Por medio de la condena, lo alejan. Por ejemplo en el amor. Una conocida que había tenido un historial de amores controvertidos, que siempre terminaban mal.

—Has tenido mala suerte —le dije—, porque te la pasas condenando o envidiando a aquellos que sí les va bien.

Alzó la ceja y soltó una sonrisa sardónica. Ese tipo de sonrisa que acostumbra cuando pretende insinuar que lo sabe todo.

—Cómo pretendes atraer alguien a tu vida —le dije—, cuando tienes sentimientos de rencor hacia los hombres. Algún amigo, incluso ex novios. Mientras no limpies tu conciencia de sentimientos negativos, no atraerás lo que quieres.

Se quedó en silencio. Thinking about it.

—No es el caso —dijo—. Bueno, sí es. Me refiero a que no me la paso envidiando o teniendo rencores hacia los hombres.

Le hice ver por medio de ejemplos y recapitulaciones, que su forma de ser irónica y burlesca era como ella sacaba el resentimiento y rencor. Era su mecanismo aprendido durante años de experiencias dolorosas.

—He visto cómo te burlas de los esposos de tus amigas, incluso de los de tus hermanas. Usas la burla, el sarcasmo, como un mecanismo de defensa. Cómo esperas atraer a tu vida un hombre, si te la pasas defendiéndote de él, burlándote de él. Más bien a tu vida no llegará un hombre, sino más de lo mismo, sino cambias tu forma de ser.

Le hice ver todo eso, que cuando condenamos algo, eso mismo no entrará a nuestra vida. Por ejemplo, se da mucho que las personas seamos irónicas y hagamos malos comentarios hacia las personas que tienen un buen auto, una buena casa, o mucho dinero. Cómo esperamos que esas cosas entren a nuestra vida, si las condenamos.

Ley.

Monday, July 26, 2010

Ambos caminos

Probablemente Sahara atrae ese tipo de personalidades que detectan algo en la otra persona, y toman confianza, abusan. Como dice el refrán, le di la mano y tomó la pierna.

—Estaba impactada —dice Sahara—, pero no podía hacer nada. Me agarró desprevenida.

Sahara estaba sentada. Esperaba que iniciara la sesión de meditación. Eran más de cuarenta personas en la sala, cuando llegó Dorotea.

Dorotea se le acercó y subió una rodilla encima de ella, sobre sus muslos, como entrada en un diálogo casual.

—Subió la rodilla —dice Sahara—, y se pegó a mí, hablándome de cerca.

Hablaban, o más bien Dorotea hablaba. Narraba sus anécdotas cuando vivía en Morelia, y decidió irse por el camino de la espiritualidad. Lo que la llevó a seguir esas artes, y terminar de mesera en un restaurante vegetariano. Ahora era una iniciada del hinduismo, y había recibido los votos. Siempre vestía una túnica blanca, como en ese momento, que le cubría todo el cuerpo.

—Le di mi confianza —dice Sahara—, como amiga, pero no pensé que hiciera eso.

Dorotea hablaba, la rodilla aun encima, y luego le pasó la mano por la barbilla.

—Me tomó de la barbilla con su mano, y curiosamente dejó la mano en mi cara, quieta. No le contesté. Me le quedé viendo para ver si quitaba la mano, pero no la quitaba.

Saturday, July 24, 2010

Editores


La mente consciente es el editor, y la mente subconsciente es el escritor —David Mamet



Recuerdo cuando permití que Ariadna fungiera como editora de mis emails. Esto empezó inocentemente, como muchas cosas en la vida.

Se había dado una cadena de emails entre familia, comentarios acerca de una reunión eminente. Quién llevaría el hielo, las sodas, el pastel, la televisión. Cuando vio que yo respondía a la cadena, me comentó que mis palabras no estaban a la altura de su familia.

—Suena muy raquítico —dijo, alzando la ceja como boxeadora o witchie.

Se puso a mi lado, como lo hace una persona que da consejos de manejo al conductor, desde el asiento de atrás, y comenzó a editarme.

Habiendo acabado el experimento de escribir un email a dos manos, —algo muy placentero—, envié mi email falso a los familiares: mis palabras, firmadas con mi nombre, pero con las ideas de ella. La idea de ‘unión conyugal’, nunca tan real.

—Así está mejor —dijo, y se retiró de mi estudio para ir a fumar afuera.

Ya después, esta práctica se hizo evidente en otras cuestiones más literarias, aunque escribir un email siempre fue literario.

Por ejemplo, por medio de unas amistades de Facebook, le dijeron que yo escribía en El Zorro. Leyendo mis entregas pasadas, parada a mi lado, como lo hace un editor con uno de sus redactores privilegiados, indicó que mis letras no estaban a la altura.

—Suena muy raquítico —dijo, alzando la ceja como boxeadora o witchie.

Fue así como se ofreció a ser mi editora, sin pago a cambio o compensaciones de ningún tipo, todo muy altruista.

—Tengo unas ideas —dijo—. Siempre tuve buenas ideas, desde que estudiaba en la UABC, y quería ser editora. Pero luego me casé y las cosas cambian, como muchas cosas en la vida.

Le asigné un espacio en mi home office. A mi lado coloqué una silla igual a la mía (la tuve que comprar en la misma tienda de San Diego, Office Depot, esa era su condición). Eso sí, no la dejé fumar adentro. El vicio afuera. El incienso adentro.

Sentada a mi lado —después de haber fumado afuera—, en su silla de Home Depot, y con una destreza admirable, me fue dictando palabra por palabra, tal y como yo lo hubiera escrito, como yo lo hubiera imaginado.

Monday, July 19, 2010

Amor Nasal

Me dijo que salió con ella, madre soltera de una niña, pero que no estaba funcionando la cosa. Ella andaba en sus cuarentas (41), y él en sus cuarentas (46).

—Lo único por lo que lo hago —dijo—, es por lo que imaginas, el sexo; sabe cómo hacerlo. Pero me ha dicho que busca algo más. Yo no busco algo más. Además, tiene un problema en la nariz. Se le tapa. Hemos ido al cine, y en plena película empieza a hacer unos ejercicios de respiración que me desesperan, que me colman los nervios. Me parece muy humillante que lo haga enfrente de todos. Tapa una fosa y aspira por la otra. Ridículo. La gente voltea, y ella sigue. Una vez una mujer se levantó y fue a quejarse a la administración. Pero ella sigue. Luego cambia de fosa.

Le pregunté que si en el sexo también manifestaba la misma conducta de la nariz tapada.

—No —dijo—. Probablemente eso le ayuda a destaparse.

Thursday, July 15, 2010

SUGESTIONES


Esto fue lo que pasó. Estábamos en un evento de la escuela de los niños, y tuve que sentarme aparte porque Ariadna acompañó a una amiga que iba sola. De forma que quedé a unas filas de ella. Pensé que mi situación no era tan dispar y me sentía muy bien. Pero cuando el evento terminó, un amigo me agarró en curva.

—¿Porqué no estabas sentado con Ariadna, porqué estabas solo?

Le tuve que explicar que Ariadna le había hecho el favor a una amiga que iba sola, para que no estuviera sola. Hasta las palabras se atoraron en mi boca, al sentir que debía justificarme por una situación que a mí no me parecía extraña.

Esto es lo que se conoce como ‘aceptar una sugestión’, o ‘heterosugestión’, por su término correcto en psicología.

Ya después Ariadna me comentó que una amiga le preguntó lo mismo, que porqué me había dejado solo. Y quién sabe qué otras personas tuvieron pensamientos similares, pero se los guardan. La gente siempre se guarda estas cosas, luego las comparte en tertulias.

Debo agregar, para mejor entendimiento, que Ariadna teniendo los nervios o sentimientos a flor de piel, se puso a llorar al ver a Constantino en su evento final de la escuela. Sus ojos permanecieron húmedos y sombríos a lo largo del show. Esto agregó peso al drama. Aparte, se rumoreaba que una pareja se había separado, y pensaron lo mismo de nosotros, que nos habíamos separado.


***Texto publicado originalmente en El Zorro.

Thursday, July 8, 2010

El CECUT: Improvisación y espontaneidad



Propuestas del tipo llevan la mirada de Tijuana hacia la modernidad, vanguardia y positivismo cívico en estos tiempos de cambio. Muy interesante proyecto del CECUT de llevar el arte a la gente. Algo de aplaudir.

Lo más curioso del video, aparte de las excelentes interpretaciones de los cantantes, son las caras de las personas que presenciaban el espectáculo. Se puede ver las caras de sorpresa y shock. Evidente choque entre lo rural contra la civilización.

Esperemos que no sólo opera lleven a la calle, sino lecturas de poesía, obras de teatro, u otras expresiones artísticas que aporten un enfoque distinto a la imagen de Tijuana, y que levanten los ánimos y espíritu de la población.

Enhorabuena.

Friday, July 2, 2010

Siempre positiva

La ironía era que mientras su papá era un gran seguidor del pensamiento positivo, un gentleman, ella decía serlo aun más, en teoría, pero en práctica manejaba una contradicción imposible.

Cuando entró a la casa y lo vio sentado platicando con su papá —ella venía de dar una conferencia—, no le ofreció una sonrisa, sino una mueca y un agresivo, ¿y tú qué haces aquí?

—¿Y tú qué haces aquí? —como si sorprendida por la situación, de que él visitara a su papá, pero sin decir primero un hola cómo estás, hace mucho sin verte.

—Visitando a tu papá.

No convencida por la explicación, continuó su rumbo por la casa.

Blogs

Followers